Luis Enrique Belmonte, la posibilidad de reinventar: una lectura no tan inútil

luis-enrique-belmonte

… obligar al lector a detenerse en la forma sensible del texto, material visible y sonoro, lleno de correspondencias con lo real que se sitúan a la vez en el orden del sentido y en el orden de lo sensible, en vez de atravesarla, como un signo transparente, leído sin ser visto, para ir directamente al sentido; es obligarlo con ello a descubrir por su cuenta la visión intensificada de lo real que la invocación mágica implicada en la labor de escritura ha inscrito en ella.

Pierre Bourdieu: Las reglas del arte – Génesis y estructura del campo literario

 Buscar un objeto hasta encontrarlo, anotar en forma de manifiesto el método para su consecución, planificar la rebelión con músicas y nuestras pequeñas cosas favoritas que  descabelladamente perdemos o tiramos al monte.

Ser los objetos y los silencios. Luis Enrique Belmonte nos quiere mostrar esta intimidad en forma de imágenes lezámicas que sin duda alguna logran trasgredir ese lenguaje común de una sociedad lejos de las ficciones a través de Inútil registro, poemario bastante osado con una formidable rareza que constantemente da a luz a una voz propia partiendo de varios epígrafes.

Lo amoroso

Por ejemplo, Belmonte en cada cuerpo de sus poemas sostiene invisiblemente ese epígrafe de Phillipe Jones que no siendo decorativo se reitera en el fondo de cada escrito poético: “Quien da forma al objeto / reinventa el amor”,  sin embargo emerge una especie de  paradoja cuando expone su poética:

Aún no toma forma

el amado objeto que me convoca. A veces

se parece a la mirada húmeda de un león enjaulado

o se disuelve como el grano de azúcar

en la saliva de este minuto desconfiado

que mira de reojo el destino de esta inútil empresa:

la eucaristía del objeto sin la forma que su amor reclama.

Más no podríamos suponer que no reinventa el amor. En todo el Inútil registro, hay en su discurso una extraña forma de ilustrar cada objeto, que como fondo y núcleo viene a ser amor.

Luis Enrique como si hablara con alguien, juega de vez en cuando con la memoria de los demás, los instantes que enseguida ametralla con metáforas:

Busquemos, detrás de los signos,

la pulpa de lo que antaño saboreamos

cuando nos sumergíamos hasta el fondo del pozo

en busca de una moneda o un beso hundido.

Imaginario del desafío

Con sus fantasías permanentes insiste en la creación y recreación de un nuevo imaginario poético, que salve cada espacio, desde la pequeña casa repleta de objetos en uso y desuso hasta “un violoncello / colgado como una res / en el patio inundado por las lluvias de junio” y con ello concretar la sangrienta lucha de la memoria.

Es como un hijo de Lezama Lima, meramente una poética de la imagen. Inútil registro es un desafío literario que busca darse a entender, aunque hermético, sarcástico y hasta bizarro con todas las intenciones le exige al lector una respuesta, como si Belmonte pasara de ser poeta a psiquiatra –y viceversa– cada vez que quisiera, casi sin la necesidad de interrogar, hace que nuestro cuerpo responda, reaccione, recuerde, leyendo imágenes como: la complexión que amortigua el peso de lo que no pudo ser, pero insisto hay que darle el rostro a este poemario y resolver el conflicto que te trae a los ojos en forma de reminiscencias.

Vega Sánchez Aparicio a propósito de la voz de Luis Enrique ha interpretado algo muy preciso:

“El receptor se enfrenta a una poesía que combina una doble función: la de la voz que quiere ser escuchada, que quiere llamar su atención, que pretende sacudir al lector hasta hacerlo reaccionar; y la voz que informa, la que traza un itinerario que debe ser seguido.”

“… las imágenes son siempre cercanas, sensaciones comunes para el autor y el lector experiencias ya vividas y sufridas por ambos. Sin embargo, ofrecen un juego intelectual al receptor, una búsqueda de la comprensión total que el poeta propone.”

 Inmortalidad

Además de ser lo más específico siempre al nombrar un objeto, le da una vida propia a cada uno, complementándolo real y ficcionalmente, como si bautizara sus cosas con un beso o dejándolas tiradas en el piso dándoles una vida eterna.

Existe tanto cariño por sus cosas con musiquilla: bolígrafos sin tinta, trajes encogidos / desteñidos temores, un zapato sin su par, la espuma / de un decir rabioso, maldiciente… a Belmonte y su pasión por el simbolismo también la encontramos dibujada y no de manera inútil. Reivindica esa inmortalidad del poeta Stephané Mallarmé, pero no con su estilo o a manera de plagio, no, sino queriendo mantener en vida la poética del francés al invocar aquella obra larga (La siesta de un fauno) –que personalmente cambió mi vida– en su poema Un orden:

Ese lugar donde tan bien se está

lejos del tráfico incesante, lejos del jolgorio del yo

y con el cuerpo espacioso, bañado

por la luz ocre de la siesta de un fauno,

el cuerpo extático con las palabras en reposo, en recodo,

en respaldar sólo paladeable

porque sin duda allí todo está al fin en orden.

 

Cerrar, irse y aclarar

El mismo que dice que Los domingos uno se muere un poco, hoy domingo me hizo volver a amar mi ritmo, soltando los brazos, un domingo para no morir.

Nos queda mucho por decir de esta voz con tanta fuerza y crudeza, que según lo que he leído todavía no consigue lo que quiere en toda esa búsqueda, pero no por ello no consigue reinventar el amor, aunque a su manera hermética y tan peculiar, nos hace recordar lo que seguramente somos cuando no nos queremos despedir:

Aquí estoy, aunque no lo parezca

aunque te digan que me he ido .

            Detrás de tu puerta

con un pétalo de flor descongelada

sobre mi hombro derecho,

estoy contigo, otra vez.

 

inutil-registro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s