Literatura es una maza que implica deseos, placeres e historias en demasía – Especulaciones de la poesía de Álvaro Montero

foto alvaro montero

 

Si usted entra a un taller, a un bar, a una asamblea y habla sobre lo que más le gusta. Si oye un bolero y se toma una cerveza al salir de una clase de ciencias sociales, se dará cuenta del parecido que encontrará en una conversación con la poética de Álvaro Montero.

Si usted lee esta poética y ve lo maravillosamente rara que es, se preguntará, ¿Entonces que es la poesía? o mejor ¿Qué será la literatura?

Literatura es una maza que implica deseos, placeres e historias en demasía.

Pero Álvaro respondería: es una conversación con el agua.

La reafirmación poética y literaria tiene la capacidad de lograr que, una localidad crezca globalmente. Cuando una poética tiene cierta extrañeza arquitectónica, trastoca la historia y se convierte propiamente en historiografía.

los astronautas tomaron Metrazol cuando

regresaban a la Tierra

la paz se alcanza como un ángel

al día siguiente nada de residuos en la cabeza

pero después

ya vieron lo de Jimmy Hendrix

el setenta y cinco por ciento de los soldados

americanos en Vietnam

fuman marihuana

sigue dando vueltas la película esa

de John Wayne con una boina verde

[…]

Decía Ramos Sucre que  “Es buen escritor el que usa expresiones insustituibles”. Álvaro es un concreto de esta premisa. Dice un verso que no se puede cambiar por muchas vueltas que se le dé. Si usted hace un análisis  lo notaría.

Hicimos el amor como perseguidos del tiempo

y al pobre Botticelli lo metimos en un frasco

para que no viera el nacimiento de una orfebre.

De no ser por su irreverencia, la historia de la poesía en Barquisimeto, no sería lo que es. Un poder literario itinerante.

Pero la poesía en su máxima expresión siempre ha sido transgresora con el espacio y tiempo, tanto, que en poemarios como Sale el sol, Ciudad de cólera, Hotel de verano y Algo de orfebrería vemos a un sociólogo en acción literaria.

Si, usted ha leído bien, un sociólogo, más que a un abogado. Alguien que grita el discurso grabado, que, si usted lo nota, quiere convencerlo –no manipularlo– de algo: de que la historia es una cosa que no tiene tanto que ver con la academia–como nos dicen– , sino también con poiesis.

Es poesía sociológica. Una creación desde el estudio de lo social y lo real. Pero la cosa va más allá. Estudio, si, por tanto también interpretación, crítica y construcción. Es una poética que comprende la existencia de las clases sociales, y de la política de los movimientos.

Y como no, si Álvaro balea poéticamente hacia todos lados. Véalo hasta como un noticiero –pero poético–, insista.

Si usted quiere ser educado de manera distinta, que mejor forma que leer un libro invitándole a la investigación a partir de la poesía como habitación, como ventana.

Dice por ejemplo, en Sinecología:

Guardo las corcheas del Mayo francés

Y el puente de la Piedra del Medio

Cuántico y desnudo

Apareciendo color y tiempo

En los bailes de Simón Bolívar

En la guazábara que se armaba

Y el jaleo en la Angostura

Puta, reputa y madre

              Reventó Caracas

Reventó Valera

        Guardo la Piedra del Medio

Como un pañuelo

Que pasa por el resplandor.

¿Sociológica o sociopática? Claro, estamos en ese derecho de preguntar. Pero ¿Sociopática por tener un poco más de rebeldía de lo anormal? O ¿Por tener ese tanto de urgencia que debemos llevar a los campos de juego?

Un poeta se va a la guerra, y no deja el amor en la casa. Un poeta se “droga” y no olvida a Louis Althusser

Como un enamorado fatigado que se acerca

y aquellas cosas que pesaban flotan en el aire

y la muerte no importa y el tiempo no cuenta

para nada

y los libros no son más que un recuerdo

en medio de los anaqueles

Al fin como ese enamorado

que se persigue eternamente

y condenado siempre no consigue nada que lo eleve

y decide fenecer en la locura

Si usted tiene sus dudas. Ser poeta podría ser un sacrificio. Por tanto, también podría ser un lujo. Y escribir, si que podría ser cosa de muchas dudas.

Pero usted, decida.

 

 

Una respuesta a “Literatura es una maza que implica deseos, placeres e historias en demasía – Especulaciones de la poesía de Álvaro Montero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s